Recorrido de la sección sindical de Magmacultura

secció sindical cnt magmacultura

Inicios.

La sección sindical de la CNT en Magmacultura S.L. es creada por una trabajadora que, cansada de las condiciones precarias en las que se encontraba, decide plantar cara ante la empresa. La primera acción que realiza la compañera es convocar una asamblea para explicar el funcionamiento de la CNT, y las funciones y capacidades de las secciones sindicales, buscando la participación de más compañeros. La bienvenida de la empresa fue prohibir mencionada asamblea, desconociendo el derecho que cualquier sección sindical tiene para convocarla según el Convenio Educativo del Ocio y Sociocultural de Cataluña. La empresa publica un comunicado en el que permite la realización de una reunión informativa, negando la asamblea y catalogándola fuera del marco legal vigente, provocando cierto temor entre la plantilla. Ante el miedo producido, muy pocas personas asistieron a mencionada reunión.
Sin embargo, esto no impidió que otras dos personas acabasen afiliándose a la sección, y que esta realizara, junto a varios compañeros con voz crítica, y también hartos de la precariedad laboral en la estaban, una lista de reivindicaciones que pasarían a la empresa, el comité, y el MNAC (Museu Nacional d’Art de Catalunya, centro donde se encontraba la afiliación de los 3 miembros de la sección). De los dos primeros no obtuvimos respuesta, de los últimos sólo obtuvimos un escrito en el que nos decían lo imposible que era para ellos intervenir en nuestro problema al no ser los que nos gestionaban de manera directa, lavándose las manos, y mostrando lo deficiente que es la externalización de servicios (en este caso, públicos) para las condiciones laborales.

mgm3Magmacultura, aunque silenciosa respecto a la lista, siguió su labor de represión. Después de la realización de un piquete informativo de la CNT en febrero de 2016 frente a las puertas del MNAC, se despide a un compañero no afiliado, buscando desprestigiar a la sección de la CNT frente al resto de la plantilla; deshacerse del mismo compañero, que había sido una de las voces más críticas en los últimos años; y evidentemente generar miedo entre los trabajadores con un claro mensaje: “Si hacéis esto ya sabéis qué pasará”.
Aunque en un principio esto pareció haber funcionado, la sección sindical de la CNT siguió trabajando conjuntamente con otros trabajadores, hasta el punto en el que parte de la plantilla del MNAC comenzó a quedar en asambleas con trabajadores del Museu Picasso, Palau Güell, y Casa Museu Gaudí, centros en los que también operaba Magmacultura por áquel momento.

Gracias a la colaboración entre nuestra sección, trabajadores independientes agrupados bajo el nombre de Subculturals, y la sección sindical de la CGT, se pudo convocar una manifestación en la “Noche de los Museos” del 2016 para exigirle a la Administración Pública la contratación directa de la plantilla subcontratada. Consideramos un éxito dicha movilización en cuanto a la difusión de nuestra problemática, teniendo en cuenta la poca o nula experiencia que teníamos la mayoría de los convocantes.

Vulneraciones y pantomimas.

A raíz de esta movilización, a nuestra sección se la convocó a participar en lo que parecía ser la redacción de un nuevo convenio para el sector de los trabajadores de atención al público en el sector de la cultura, en la que la sección sindical de la CNT, junto a nuestras compañeras de la sección sindical de CGT en Magmacultura S.L., defendimos una participación de los principales afectados por esto, los trabajadores, que en su mayoría no estaban enterados de estas reuniones. Nuestra exigencia fue constantemente ignorada, y la supuesta redacción de un convenio se convirtió en la redacción de un “código de buenas prácticas para la contratación pública en museos y centros culturales de Barcelona” (ahora llamado acuerdo marco), que básicamente recoge leyes ya existentes, y que se tenían que cumplir. UNA LEY PARA QUE SE CUMPLA LA LEY, con muy pocas mejoras reales. Ante semejante burla mediante la presentación de esta pantomima, sumado al hecho de ignorar nuestra petición de un proceso participativo más amplio donde los trabajadores pudiesen decir la suya, la sección sindical de la CNT, junto a las compañeras de la sección de la CGT, nos levantamos y nos fuimos de esa tontería que sólo sirve para que los participantes en su redacción cobren por estar ahí, a diferencia de nosotros, que nos veíamos obligados a pedir cambios o días de fiesta en nuestros respectivos trabajos para poder asistir.

Hemos de resaltar que en octubre el Ayuntamiento de Barcelona anunció a bombo y platillo una guía de contratación pública, que viene a ser lo mismo que el mencionado código de buenas prácticas pero sin una especificación sectorial. El teniente de alcalde del Ayuntamiento de Barcelona, Gerardo Pissarello asegura que esta guía ya se está cumpliendo, pero la verdad es que nosotros no vemos (ni sentimos) que se nos estén aplicando estas buenas prácticas.

Paralelamente a lo anterior, se le entregó al departamento de Cultura del ayuntamiento de Barcelona una sentencia en mano del Juzgado de lo Social número 2 de Barcelona, que dicta que el delegado de la sección sindical de la CNT en la empresa ha sido discriminado por su afiliación a la CNT y su acción sindical, vulnerando sus derechos fundamentales y, por ende, vulnerando el artículo 60 de la Ley de Contratos del Sector Público que prohíbe a la administración contratar a empresas que hayan sido condenadas por vulnerar los derechos de los trabajadores. El Ayuntamiento no ha aparecido después de esta reunión. Nuestra sección intentó contactar con el Ministerio de Cultura del Gobierno Estatal, y con la Concelleria de Cultura de la Generalitat (ya que esta tríada es la que conforma el patronato del MNAC, presidido por el padre de la constitución y abogado de la infanta Cristina: Miquel Roca, y cuyo director es Pepe Serra, el sobrino del imputado por sobresueldos en CaixaCatalunya, y también expresidente del MNAC: Narcís Serra)
La administración ignora nuestros comunicados, y la empresa ha recurrido la sentencia. Con ellos juega a favor el tiempo lento de la justicia en este país, pero nosotros seguiremos reivindicando nuestros derechos, en los juzgados y en la calle, como ya hemos salido a denunciar frente a las puertas del MNAC, así como también han hecho nuestros compañeros de CNT de Guadalajara y de Fuenlabrada en las puertas de centros culturales gestionados por Magmacultura en sus respectivas localidades. mgm

Por otra parte, el miedo parece haberse instaurado en algunos directivos. Como una prueba clara de ello, tenemos la vulneración (otra más) por parte de Magmacultura S.L. a la seción sindical de la CNT, negándonos el derecho a una reunión informativa, en la que expondríamos qué funciones y poderes tendríamos los trabajadores organizados en asamblea. Debido a esta flagrante vulneración, llevaremos no sólo a Magmacultura a los juzgados, sino a las entidades que componen el patronato del MNAC (Concelleria de Cultura de la Generalitat de Cataluña, Ministerio de Cultura del Gobierno de España, y Departamento de Cultura del Ayuntamiento de Barcelona), ya que estas han sido informadas de la vulneración de derechos que lleva a cabo la empresa, y no han hecho nada para remediar esta situación.

La organización de los trabajadores.

Es evidente que la empresa no quiere que los trabajadores se informen acerca de la capacidad de decisión que podrían llegar a tener a través de la asamblea, sobretodo ahora que 66 de alrededor 81 trabajadores han puesto sus nombres en una lista reivindicativa redactada por varios trabajadores de plantilla. La empresa no para de decir que la única manera de negociar es a través de “los representantes” legales de los trabajadores: un comité controlado por UGT, cuyo presidente firma acuerdos sin consultar a la plantilla, cobra jornada entera (viniendo media), y viene un sábado al mes, a diferencia de los compañeros a los que supuestamente representa, que como mínimo trabajan dos fines de semana enteros al mes. Es evidente que la realización y firma de la lista reivindicativa por 66 personas al margen del comité, prueban una clara falta de confianza en el mismo.

De la lista reivindicativa, destacamos los siguientes puntos:

-Aplicación del convenio del Lleure i Sociocultural de Catalunya.

-Cumplimiento de la normativa respecto a uniformes (Entrega de dos uniformes por temporada, equipos de protección individual para cambios bruscos de temperatura, uniformes que no supongan un perjuicio a la salud de los trabajadores, así como también uniformes adaptables para embarazadas).

-Exposición del calendario laboral anual vigente.

-Aplicación de la normativa de prevención de riesgos laborales, cuyos incumplimientos han sido comunicados a Magmacultura S.L., sin respuesta por el momento.

-Entrega de los contratos por escrito, así como también las ampliaciones/reducciones de jornada, y también de los aspectos esenciales del mismo, a partir del día en que comience su aplicación.

-Categoría de Informador (según la jornada y salario del Convenio del Lleure i Sociocultural de Catalunya) para todos los que presten servicios de atención al público en el MNAC, ya que entendemos que todos cumplimos con las funciones que en esta categoría se describen.

-Plus por domingo trabajado, así como también por idioma aportado.

-Retribución de las horas de comida y vestuario.

A raíz de la creciente organización de trabajadores a lo largo del estado, las huelgas convocadas por el sindicato SUT en la empresa Manpower que gestiona el Auditori (2015), y en la empresa Ciut’art, que gestiona diversos museos y centros de Barcelona (2016), así como también las convocadas por los sindicato ELA y LAB en el Museo de Bellas Artes de Bilbao y el Guggenheim, también gestionados por Manpower (2016), tanto en el MNAC, como en otros centros culturales o museos a lo largo del estado, trabajadores que hasta ahora no habían participado nunca en acciones políticas comienzan a tomar conciencia, y lo que habían empezado siendo quejas y malestares a la salida del curro o en los bares, cada vez toma más forma de un movimiento organizado en contra de la precariedad laboral inducida, la subcontratación de servicios, y la mala gestión del dinero público. Desde la CNT en Magmacultura, seguiremos luchando por el cese en la subcontratación de servicios, y contra la explotación laboral generada por empresas como Magmacultura S.L.

Deixa un comentari

L'adreça electrònica no es publicarà Els camps necessaris estan marcats amb *