Crònica de la Vaga General Feminista del 8M

Aquest passat 8M el moviment feminista va fer història en aquest país. La vaga general feminista, promoguda des del moviment feminista i convocada legalment per la CNT i altres sindicats combatius, com la CGT, va ser secundada parcialment, degut al boicot per part de CCOO, UGT i altres sindicats, que van convocar una aturada de 2h per torn, promovent el boicot a la vaga la resta d’hores del dia.

Vam participar d’aquesta vaga general feminista totes les dones que vam voler lluitar contra la societat cisheteropatriarcal en la que vivim, però no totes les que van voler van poder-ho fer. Des de la nostra situació de vulnerabilitat social com a dones, no oblidem que també nosaltres som privilegiades respecte a altres col·lectius de dones que no van poder fer la vaga, dins i fora del nostre país. Ens solidaritzem completament amb les dones d’altres països on ser dona és motiu de discriminació salvatge, de patir violència i abusos sense cap mena de protecció i de no tenir cap oportunitat per ser una persona lliure. Per totes vosaltres també lluitem.

A Cornellà, les dones de la CNT vam participar del piquet informatiu per la ciutat, pel recorregut promogut per Agitació Feminista KNY i recolzat per les dones que van donar-hi suport, tant de Cornellà com d’altres ciutats del Baix Llobregat.

Vam començar la jornada tallant la carretera de Sant Boi a l’alçada del Museu de les Aigües, on un piquet format únicament per dones vam tallar el trànsit i vam cridar consignes sobre la Vaga General Feminista. No hi va haver gaires incidents, excepte un home al volant que es va posar violent, sortint del cotxe cridant i inclús intentant avançar amb el cotxe tot i tenir un grup de dones al davant oferint resistència…finalment va sortir per la vorera. És curiós com pot emprenyar tant que hi hagi dones que dediquen molts esforços en lluitar per una societat igualitària.

Després vam continuar carretera d’Esplugues amunt i vam concentrar-nos a la Plaça de l’Estació, on també vam afegir consignes relacionades amb els feminicidis. Seguidament, vam fer una parada per esmorzar al local de CGT amb totes les companyes del piquet, ja que els companys van preparar l’esmorzar. Després també vam fer una parada al local de CNT, on també els companys van assumir el treball de cures i ens van preparar un segon esmorzar.

Vam continuar marxant amb banderes anarcofeministes i feministes, sense sigles de cap organització, pels mercats Marsans i Sant Ildefons, per acabar a la Plaça Catalunya, on Agitació Feminista KNY va llegir el manifest de la Vaga Feminista.

A continuació, les dones de CGT i de CNT vam llegir els nostres respectius manifests a la Plaça de la Dona. L’estàtua de la Dona va ser doblement recolzada, com a símbol de totes les dones: les companyes de CGT Baix Llobregat van fer-li una ofrena floral i les dones de CNT Cornellà i Comarca vam portar uns davantals perquè les dones que volguessin hi escrivissin un missatge. Finalment, l’estàtua de la Dona de la plaça, a més de ser honorada amb un ram de flors, va esdevenir una superwoman amb la seva capa on deia «Manolo, la cena te la haces solo», com a reivindicació per a que el treball domèstic deixi de recaure d’una vegada majoritàriament en les dones, i siguin tasques que es reparteixin equitativament a totes les llars.

Vam dinar a la Plaça Catalunya una amanida de verdures de l’hort i una fideuà deliciosa que van preparar un grup d’homes de Cornellà que es va organitzar per assumir el treball de cures, ja que la vaga va ser de cures, de consum, laboral i estudiantil.

Un cop amb la panxa plena vam sortir caminant en marxa cap a Barcelona des de Cornellà, on va iniciar-se la columna del Baix Llobregat (#BaixLloFeminista), pujant per la carretera d’Esplugues i trobant-nos amb les companyes d’Esplugues, Sant Joan i Sant Feliu al Pont d’Esplugues. Aquesta columna estava dividida en dos blocs, la capçalera era no mixta i sense sigles, formada únicament per dones, i al darrere el bloc mixt, amb els sindicats convocants de la vaga general i altres organitzacions que van donar suport a la jornada.

Vam continuar la marxa i a la carretera de Collblanc, a l’alçada de la parada de tram Ernest Lluch, es va incorporar la columna d’Hospitalet. Més tard, es van unir les columnes de Sants i de Diagonal, per finalment, a la Plaça Francesc Macià, unir-nos totes en direcció al punt de partida de la gran manifestació feminista.

Un cop a Diagonal amb Passeig de Gràcia, ens vam trobar amb altres CNTs, com Barcelona, Mataró i Pineda. Vam observar impactades que hi havia banderes d’UGT i més endavant de CCOO. Ens va bullir la sang, ja que no podíem entendre com aquests sindicats del poder, que van fer boicot a la Vaga General Feminista, van tenir la poca vergonya de portar les seves banderes a la manifestació. Vam cridar consignes demanant que amaguessin les banderes perquè no havien fet vaga, i algunes dones del voltant es van adonar de la barra que tenien i també van cridar amb nosaltres. Sense cap mena de vergonya, no van guardar les banderes i van continuar amb la seva hipocresia i manipulació a la manifestació.

Sembla que al veure l’èxit de la convocatòria del moviment feminista i sindicats combatius, no van poder-se estar de fer-se-la pròpia, encara que l’haguessin boicotejat per activa i per passiva, arribant a dir que no tenien constància de que fos legal aquesta vaga general. Tant el moviment feminista com els sindicats convocants de la Vaga General Feminista vam tenir molta feina els dies previs per poder informar correctament a les treballadores i als treballadors del seu dret a fer vaga de 24h, ja que CCOO i UGT van manipular, de nou, a la classe treballadora, dient que no sabien si hi havia vaga general, però el que sí que hi havia era aturada de dues hores per torn, promovent el boicot a la vaga la resta de les jornades laborals.

Tret d’aquesta desagradable trobada, la manifestació va ser un èxit, una mostra de força del feminisme, de la intenció per part de milions de persones d’acabar amb aquesta societat cisheteropatriarcal que discrimina a les dones, ens agredeix, ens viola i ens assassina. Va ser una jornada plena d’il·lusió i rebel·lia, de ganes d’acabar amb el masclisme i potser, l’inici d’una nova etapa del feminisme.

Perquè la revolució serà feminista o no serà, visca l’anarcofeminisme, visca la lluita de la classe obrera i visca la lluita contra el capital!!!

Per moltes vagues generals feministes més, això només és el començament.

Feminisme i anarquia!

Dones de la CNT de Cornellà i Comarca

Cinco huelgas de mujeres para abrir boca

Pese a la mayor precariedad de los sectores feminizados, las mujeres se han organizado en sus trabajos a lo largo de la historia en movilizaciones innovadoras en sus estrategias y que trascienden las reivindicaciones salariales. Estos son solo algunos ejemplos.

El movimiento feminista ha convocado una huelga global para este 8 de marzo. Una huelga que trasciende laboral, pero que también pretende incidir en ese ámbito. Pese a la mayor precariedad de los sectores feminizados, existen numerosos ejemplos de cómo las mujeres se han organizado en sus trabajos a lo largo de la historia.

Las huelgas de textil de principios del siglo XX en Cataluña, el sindicato de empleadas domésticas de Cazalla de la Sierra en el 36 o la huelga de Jaeger Ibérica en los 80 son solo algunos ejemplos de cómo las mujeres se han organizado en sus trabajos a lo largo de la historia, en movilizaciones innovadoras en sus estrategias y que, muchas veces, trascienden las reivindicaciones salariales.

Huelga de La Constancia, 1913

Una de las mayores movilizaciones a principios del siglo XX fue la promovida en 1913 por el sindicato femenino del Arte Fabril y Textil de Barcelona La Constancia. “Se inició el 30 de julio de 1913 y movilizó a entre 13.000 y 22.000 mujeres y, hasta su triunfo a finales de agosto, involucró en el paro a más de 50.000 huelguistas en un amplio marco territorial en Barcelona y otros centros de predominio textil, como Reus, Badalona, Manresa, Terrassa, Sabadell, Mataró, o Vilanova i la Geltrú”, recoge Mary Nash en ‘Trabajadoras : un siglo de trabajo femenino en Cataluña (1900-2000)’ . Las huelguistas querían aplicar la legislación laboral vigente de protección a las mujeres y los niños y sus demandas incluían una reducción de la jornada laboral a nueve horas, turnos de noche de ocho horas y aumentos salariales.

Sindicato de Empleadas del Servicio Doméstico de la CNT, 1936

En Cazalla de la Sierra, una de las huelgas más significativas fue la que protagonizaron las trabajadoras del servicio doméstico a primeros de junio de 1936”. Así lo cuenta José Antonio Jiménez Cubero en ‘Crónica local de la infamia franquista’ (autoedición, 2014)’. Tras varios intentos infructuosos de reunirse con sus patronos para negociar las condiciones de trabajo del gremio, las mujeres fueron a la huelga. “Durante la semana y media que duró el conflicto las trabajadoras realizaron varias manifestaciones por las calles principales de la localidad, además de organizar piquetes y presentar varias denuncias contra una serie de patronas que habían coaccionado a sus sirvientas para que no se sumaran a la huelga”, recoge Cubero. “Aunque al finalizar la tercera semana de junio el paro de criadas llegó a su término por agotamiento y las empleadas se reintegraron a sus trabajos nada volvería a ser lo mismo a partir de entonces en las relaciones interclasistas de la sociedad local”, sigue. Apenas dos meses después, el 12 de agosto de 1936, la localidad fue ocupada por las tropas sublevadas. De las diez que formaron parte de la dirección del Sindicato de Empleadas del Servicio Doméstico, cuatro fueron ejecutadas en los primeros meses de terror, otras cinco padecieron largas condenas de cárcel, y una fue depurada con la pérdida de empleo después del asesinato de su marido.

Las mujeres en las huelgas mineras de 1962, un papel crucial

La historia de la minería está llena de episodios de movilización en los que, pese a ser un sector altamente masculinizado, el papel de las mujeres ha sido crucial. Uno de los ejemplos más conocido es el del papel de las mujeres durante la huelga minera de Asturias en 1962, en pleno franquismo. Las mujeres cortaban carreteras, distribuían la recaudación de las cajas de resistencia, sostenían los hogares y organizaban piquetes en los que echaban maíz a los mineros que acudían a sus puestos (para señalarlos como “gallinas”). Este activismo desencadenó una dura represión contra ellas, como la ejercida contra Anita Sirgo, uno de los nombres propios de estas movilizaciones. Sirgo fue víctima de torturas en el cuartelillo de la Guardia Civil de Sama junto a su compañera Tina Pérez. Les dieron patadas y puñetazos hasta que consiguieron callarlas. Les raparon el pelo antes de soltarlas. Como se negaron a llevar un pañuelo en la cabeza, como les pidieron, las mandaron a la cárcel hasta que les creció el pelo.

Magnetti Marelli, una huelga social (1989)

Las trabajadoras de Jaeger Ibérica (hoy Magneti Marelli) marcaron un hito en los años 80 con sus movilizaciones por la igualdad salarial. Un jefe machista, una cultura heredada del franquismo (la del hombre como sustentador de la familia) y una discriminación salarial evidente pusieron en pie a estas mujeres en una batalla que apoyaron la mayoría de ellas. El hito de sus movilizaciones fue la huelga indefinida de 1989, una huelga en la que sus compañeros no participaron. Pedían revisar el convenio por el cual, gracias a un “plus de asiduidad”, ellos cobraban 7.000 pesetas más. También llamaban la atención sobre el hecho de que los puestos mejor pagados eran sistemáticamente ocupados por hombres, recuerda Tania Mercader, que entró en el comité de empresa en 1982.

En 1984, denunciaron a la empresa por discriminación salarial, y pese a conseguir un fallo a su favor, la empresa se negó a cumplir la sentencia. Por eso, las 320 trabajadoras de Jaeger Ibérica decidieron ir a la huelga, que unos días después declaran indefinida. Buscaron alianzas con otras organizaciones, multiplicaron sus formas de protesta (por ejemplo, paralizando un banco cuando fueron, tras la sentencia a su favor, a reclamar los pagos de sus compensaciones). Como explica Tania Mercader, dirigente sindical entonces, “se trataba de hacer ver que era una cuestión social”. El 8 de mayo de 1989, después de 3 semanas y 4 días de huelga, las 320 trabajadoras de Jaeger consiguieron un acuerdo para la equiparación salarial con los hombres. El documental ‘Aguantando el tipo’ recoge su historia.

La primera huelga en Inditex (2017)

La huelga de las trabajadoras de Bershka consiguió a finales de octubre de 2017 cerrar las cinco tiendas de la cadena en Vigo, Pontevedra y Vilagarcía de Arousa, en la primera huelga contra el grupo Inditex. Con una plantilla casi íntegramente compuesta por mujeres y un seguimiento de un 100% de los paros que se convocaron, las trabajadoras lograron ejercer presión para que se equiparase su sueldo con de sus compañeras y compañeros de otras provincias, del que les separaba una diferencia salarial del 130 euros.

Inditex aceptó gracias a la movilización de las empleadas abonar a las trabajadoras los salarios de tres de los nueve días que permanecieron en huelga. El acuerdo se adoptó pocas horas después de que la plantilla se manifestara frente a la sede de la empresa en Arteixo (A Coruña), en un acto que concentró a unas trescientas personas. Según la Confederación Intersindical Galega (CIG), sindicato al que pertenecen las cinco delegadas del comité de empresa, se consiguió también equiparar todas las mejoras en materia de vacaciones, permisos, excedencias, tiempos de descanso, lactancia y conciliación familiar.

Patricia Reguero
@DES_BORDES

TIC, TAC… Sobre la lucha y el feminismo que queremos

A escasas horas de la huelga feminista del 8 de marzo, los mensajes que llegan al público siguen siendo contradictorios: ¿es una huelga o es un paro? ¿en qué consiste la huelga? ¿quién está convocado?

En primer lugar, como mujer -obrera y sindicada-, tengo muy claro que la huelga es una herramienta de lucha que consiste en abstenerse en realizar una actividad en perjuicio de aquellos a los que se dirigen las reivindicaciones o quejas.

Nuestras reivindicaciones, desde CNT sobre todo centradas en el ámbito laboral (eliminación de la brecha salarial, eliminación de los obstáculos en el acceso y promoción en el empleo, eliminación de obstáculos a la conciliación de la vida laboral y familiar fomentando la corresponsabilidad, eliminación de toda discriminación en el trabajo al servicio del hogar familiar, etc.), y las asumidas a nivel estatal englobadas en cuatro ejes, tienen claro su objetivo: si entendemos el feminismo como un proceso de liberación de todas, no de sólo algunas, las nuestras son reivindicaciones contra el patriarcado, contra el capitalismo y contra el Estado.

No podemos señalar únicamente al patriarcado sin ser conscientes de que tanto el Capital como el Estado se retroalimentan de este, manteniendo no sólo una división sexual del trabajo, sino una división de clases. No podemos señalar al patriarcado sin mostrar la desigualdad en la que se basa este sistema, oprimiendo con más fuerza a todo lo que no es hombre, no es hetero, no es cis, no es rico y no es blanco. No podemos señalar al patriarcado sin evidenciar a su vez como beneficia al capital y al estado el adjudicar a las mujeres en los hogares la responsabilidad de resolver las necesidades de cuidados, e invisibilizar este trabajo como si fuera otra función básica de las mujeres (como el respirar), con las implicaciones que la asunción de cuidados conlleva (doble carga de trabajo, precarización por la imposibilidad de conciliar, etc.) …

Teniendo claro contra qué luchamos, tenemos clara la necesidad de esta Huelga Feminista y su estructura. Porque las mujeres participamos en todos los espacios de la vida, y la huelga tiene que alcanzar no sólo el trabajo asalariado, también pararemos nuestro consumo, el trabajo doméstico y los cuidados, y nuestros estudios, para demostrar que, si nosotras paramos se para todo, ni se produce ni se reproduce. Este 8 de marzo no es un día de paros simbólicos, no es un día para salir a hacerse la foto en manifestaciones, no es un día de fiesta… es un día de lucha real.

Consideramos que el papel que tienen que tener los hombres ese día es de acompañamiento, no protagonista. Si quieren ser nuestros aliados, tienen que estar a nuestro lado, apoyándonos, sin asumir liderazgos sino los cuidados y acciones que creamos necesarias. Por eso creo firmemente que la forma más efectiva de hacer esto es ayudándonos a echar un pulso al sistema capitalista en la huelga general laboral, apoyando y asumiendo las reivindicaciones, y mostrando al sistema patriarcal y capitalista que estamos unidas y unidos en la misma lucha y dispuestos a pararlo todo para lograr una sociedad feminista.

A mayores de la importancia que tiene el realizar una huelga laboral -cuyo objetivo siempre es demostrar al capital la fuerza que tenemos las y los trabajadores unidos-, el tiempo que ha pasado desde la última y la importancia de que ésta sea específicamente feminista, me parece que además es necesario estratégicamente para que las mujeres puedan hacer la huelga en los cuatro ejes principales (laboral, cuidados, consumo y estudiantil). Siendo plenamente conscientes de la importancia que tienen los cuidados, no podemos visibilizarlos mientras dejamos sin atención a personas dependientes cuya vida o calidad de vida depende de ellos, por eso necesitamos que los hombres asuman esa parte ese día para que, del 8 de marzo en adelante, el reconocimiento de estas labores feminizadas e invisibilizadas y la corresponsabilidad sean algo real.

Pero no se trata solo de que los hombres asuman los cuidados, sino de denunciar un sistema que no nos deja hacernos cargo de manera sana, colectiva y consciente de nuestras necesidades, de nuestra vida.

Cuando luchamos por la igualdad, por un feminismo real en contra el patriarcado, luchamos de manera transversal buscando eliminar la dominación en todas sus formas, con todas las transformaciones de la sociedad que sean requeridas para tal fin.

Como mujer anarcosindicalista, asumo un feminismo de clase, por lo que entiendo que llamar a la Huelga el día en el que se conmemora la lucha de la Mujer Trabajadora no es sólo una herramienta para denunciar la situación de la mujer, sino que forma parte de una estrategia de lucha contra el patriarcado y el capital.

Daphne B.S
Valladolid, Castilla

[Huelga 8M] Mañana, 8 de marzo, vamos a hacer historia

Sabemos de sobra que la convocatoria de un paro de 24 horas para el 8 de marzo está generando mucha controversia. El Gobierno, la patronal, los sindicatos de concertación, los medios y la Iglesia están alarmados y confundidos ante una situación totalmente inédita: una huelga feminista organizada al margen de los cauces habituales. Pues bien, vamos a dejar las cosas claras.

¿Por qué hacemos huelga?

Porque queremos. Porque somos mujeres y día a día vemos cómo se nos discrimina en función de nuestro género. Porque cobramos menos que nuestros compañeros y no lo entendemos si hacemos el mismo trabajo. Porque nos relegan a unas tareas específicas diciéndonos que es por nuestro bien o que hemos nacido para estas faenas, sin consultarnos y sin caer en la cuenta de que podemos hacerlas igual o mejor. Porque nos da miedo quedarnos embarazadas o decir que los estamos. Porque nos dicen que tenemos que enseñar más escote o ponernos monas. Porque aparte de todo esto tenemos que soportar bromitas y comentarios continuos, y encima forzar una sonrisa para que no nos señalen como la amargada de turno. Porque estamos hartas y queremos que se nos escuche de una vez.

Porque, aunque somos hombres, vemos el sufrimiento de nuestras compañeras, madres, hijas, hermanas, amigas…, y queremos apoyarlas y decirles que no están solas.

Porque podemos. Porque el llamamiento del movimiento feminista internacional ha sido legalizado en el Estado español por sindicatos que cuentan con la necesaria representación. Porque somos trabajadoras. Porque nos sentimos -cada vez más- fuertes. Porque entendemos la solidaridad como un compromiso ético, no como una palabra vacía. Porque somos anticapitalistas. Porque no nos dejamos manipular. Porque el cambio está en nuestra mano.

Porque queremos y porque podemos, pero además también porque estamos satisfechas con el efecto provocado. Porque sabemos que detrás de tantas manipulaciones, mentiras, insultos y desprecios se esconde el miedo. Y ese miedo nos dice que estamos ganando. Porque somos el demonio o, para hablar con propiedad, demonias.

Gracias al trabajo y a la lucha que se está realizando sabemos que mañana, pase lo pase, ya es una fecha histórica.

Hermanas, el final del heteropatriarcado está más cerca.

Secretariado Permanente del CC

Confederación Nacional del Trabajo

Desigualdad o patriarcado? Una reflexión desde la conciencia de clase y otras formas de dominación

http://nosotras.cnt.es/opinion/desigualdad-patriarcado-una-reflexion-desde-la-conciencia-clase-otras-formas-dominacion/

El patriarcado no tiene clase, pero el feminismo sí. Hay varios tipos de feminismos y el feminismo que tiene conciencia de hasta dónde permea verdaderamente el patriarcado es un feminismo de clase, anticapitalista, antirracista, anticolonial, y consciente de que distintas formas de opresión se retroalimentan. No quiero tomar aquí una actitud beligerante contra otros feminismos que no compartan las ideas que yo aquí voy a exponer. Lo que me gustaría es llamar la atención sobre el hecho de que, a pesar de que parece que en los últimos años se ha tomado conciencia de la cuestión de género, todavía el patriarcado como tal, y su inseparable relación con el estado, el capitalismo y la guerra, estén relegados a los núcleos duros del feminismo radical. Hay que empezar a llamar a las cosas por su nombre y decir basta al hecho de que parezca que la violencia de género, el reparto desigual de las tareas domésticas o la brecha salarial, son cosas diferentes entre sí, y que éstas y nuestro sistema político y económico no tienen nada que ver. Todas esas formas de violencia y explotación están ligadas y no se trata sólo de desigualdad. Ni siquiera se trata sólo de violencia física y emocional, se trata también de explotación y de control, de un sistema a fin de cuentas que desde la familia y la escuela hasta el trabajo y el estado reproduce dinámicas, relaciones y estructuras que sistemáticamente otorgan esa capacidad de control, explotación y de ejercer diferentes formas de violencia y opresión contra niñas, mujeres y ciertas masculinidades que se tachan de femeninas. Es por tanto difícil echar a un lado al patriarcado de manera independiente con leyes que simplemente atenúen aspectos de las relaciones de género.

El patriarcado tiene dos grandes pilares: el sexual y el económico. El control sexual es una forma de repartir la riqueza y el trabajo. Casilda Rodrigáñez argumenta que el patriarcado se ha desarrollado a base de reprimir y controlar la sexualidad femenina y maternal (tanto de las madres como de la prole) hasta convertirlas en objeto de satisfacción masculina, en algo doloroso o incluso en algo vergonzoso y reprobable. Las mujeres han perdido conciencia de sus úteros, sus orgasmos suelen reducirse al clítoris, sus partos suelen ser dolorosos y a l@s hij@s hay que separarlos pronto del regazo y el pecho materno. Como la propia Rodrigáñez ha estudiado, el paso de sociedades reguladas por el placer y lo matrístico (que no matriarcal, cf. Humberto Maturana) en el paleolítico y el neolítico a sociedades basadas en la ley de Dios, del rey o del librecomercio, indica en gran medida cómo nuestras instituciones políticas y económicas son en sí mismas instituciones patriarcales. Son instituciones que estructuran las relaciones políticas y económicas, incluyendo las familiares y sociales, en jerarquías donde el género impone una posición subordinada a la mujer y a lo femenino.

Esta posición subordinada tiene consecuencias sobre el reparto de poder simbólico y material, la riqueza y los tipos de trabajo. Es más, tal y como han apuntado teóricas de la economía de cuidados (aquí y aquí por ejemplo), la posición subordinada de la mujer juega un papel regulador en la economía puesto que permite que muchas tareas necesarias para la sociedad se sigan haciendo de manera gratuita o a muy bajo coste, para que otras puedan ser altamente remuneradas, incluso si su utilidad para la sociedad es escasa. De acuerdo con datos del Instituto Nacional de Estadística de 2017, en España, un 84% de las mujeres se involucra en tareas domésticas frente a un 42% de los hombres, y un 95% frente a un 68% en el cuidado y educación diaria de hijos. Las mujeres en España emplean de media un 26% a trabajos no remunerados, además del 33.9% de las horas que emplean en trabajar. De la misma encuesta se desprende que las mujeres a tiempo completo pueden pasan un 65% de su tiempo trabajando entre un tipo de trabajo y otro. En los hombres esto se reduce a un 56.3%, haciendo una media de 14% de horas no remuneradas. Esto no es sólo una cuestión de desigualdad, o de cómo generaciones anteriores nos han legado el reparto de tareas domésticas y de cuidados, esto es un efecto de cómo el capitalismo patriarcal mantiene así el trabajo remunerado, los mejores salarios y el manejo de la economía en manos de los hombres – como algo natural – y a las mujeres como colectivo regulador dependiente de las obligaciones de cuidados y las necesidades del mercado.

Esta forma de regulación viene además sustentada por el sistema de clases, al que habría que añadir otras formas de opresión como la raza, la etnia o la edad. Cuanto más poder adquisitivo, más posibilidades de acceso a puestos mejores pagados, menos trabajo no remunerado y viceversa. Ya lo decía el antropólogo Paul Willis: los hijos de curritos generalmente terminan siendo curritos. En los últimos años en España los trabajos manuales intensivos en la agricultura, la construcción, el turismo y los servicios del hogar han sido copados por personas inmigrantes. Esto ha provocado a su vez un incremento de la pequeña burguesía española (blanca, paya), sobre todo en el período anterior a la crisis. A pesar de que la productividad de estas personas ha sido la base de la expansión económica hasta el 2008, fueron las inmigrantes, las más castigadas por la crisis – casi ¼ del total de empleos perdidos entre el 2008 y el 2013 estaban ocupados por inmigrantes. La capacidad que tiene la economía para enriquecer a unos sectores de la población en detrimento de otros se basa precisamente en la estratificación por clase, género, color, edad, etc.

Terminar con esta explotación sistemática o incluso empezar a desmontarla no implica que más mujeres tengamos acceso a esos puestos lucrativos y de responsabilidad sino que hagamos un examen crítico de porqué ciertos trabajos están remunerados, y cómo, y otros no. A lo primero que nos lleva tal examen es a darnos cuenta de que luchar por la igualdad de género sin luchar por la igualdad de clases es una hipocresía. Pero no quiero aquí enarbolar la bandera de la igualdad. Como lo han dicho feministas negras desde Estados Unidos a Nigeria: luchar contra una forma de desigualdad y no por otra no sólo hace invisible el verdadero funcionamiento de los sistemas de opresión, sino que hace la lucha poco efectiva. Si queremos que cambien las cosas, verdaderamente nos tenemos que plantear el fin del patriarcado, y con él, todos los sistemas de opresión. Es más, como ya lo apuntaban nuestras compañeras de Mujeres Libres, el fin del estado y el capitalismo no provocará el fin del patriarcado, ni el fin del estado y el capitalismo se logrará sin el fin del patriarcado.

El problema que tenemos las mujeres, es que hablar en estos términos, como hablar en términos de ‘capitalismo´, ‘estado, etc’ está bien enraizado en el campo de lo ‘utópico’, ‘lo imposible’, ‘lo radical’, o cualesquiera otros términos represivos. Pero para entender que es posible cambiar tenemos que darnos cuenta de que tanto el patriarcado, como las clases, el estado y el capitalismo no son algo natural o permanente. Son algo creado históricamente. Y como legado histórico-político y social se pueden cambiar, y tenemos la obligación de cambiarlos para las generaciones posteriores.

Las investigaciones antropológicas y arqueológicas de los últimos tiempos están desmontando la narrativa común de la humanidad que es algo como sigue: éramos seres salvajes viviendo en comunidades pequeñas y a medida que hemos ido creciendo en número, sobretodo gracias a la agricultura y al asentamiento sedentario han surgido estructuras políticas y militares complejas y nuestra sociedad actual es la consecuencia natural de ese proceso. Mentira. La evidencia muestra que desde tiempos del paleolítico superior y el neolítico han existido sociedades con estructuras jerárquicas que han sido desmontadas para pasar a ser sociedades más igualitarias y viceversa. Como afirman David Graeber y David Wengrow:

«la evidencia arqueológica sugiere que en los asentamientos con alta variabilidad climática de la última era glaciar, nuestros ancestros remotos se estaban comportando de manera bastante similar: cambiando constantemente entre sistemas de organización social… y sobre el entendimiento de que ningún orden social era fijo o inmutable»

Es posible que el camino tenga que ser hecho a través de pequeñas metas y pequeñas victorias. La #huelgafeminista es una de ellas y está empezando a consolidarse. Si persistimos, es posible que lleguemos a un paro total que provoque cambios necesarios. No es la primera vez. En Estados Unidos en 1909 las mujeres pararon la ciudad de Nueva York para mejorar sus salarios y reducir las horas. En 1961 las mujeres comenzaron una huelga contra la carrera nuclear que empujó al presidente Kennedy a firmar el tratado de prohibición de pruebas nucleares. En Islandia en 1975 un paro de mujeres seguido por el 90% de las mujeres consiguió pasar leyes equitativas al día siguiente en el parlamento. La lucha de las mujeres es larga y digna. Pero no debemos olvidar el objetivo final. Luchemos por una sociedad libre, sin violencia ni explotación.

Marta Íñiguez

Dos trabajadoras denuncian haber sido despedidas por secundar la huelga feminista: “Me echaron por ser molesta”

https://www.infolibre.es/noticias/politica/2018/03/06/dos_trabajadoras_denuncian_haber_sido_despedidas_por_secundar_huelga_feminista_nos_echaron_por_ser_molestas_80266_1012.html

 

Dos trabajadoras denuncian haber sido despedidas por secundar la huelga feminista: “Me echaron por ser molesta”

  • infoLibre habla con dos extrabajadoras de la empresa Telemark, subcontrata de Páginas Amarillas, que dicen haber sido despedidas tras respaldar públicamente la huelga del próximo 8 de marzo
  • Marta Valverde y Marta Hernando expresaron su intención de hacer huelga de 24 horas “porque también es legal”
  • Telemark cree que la denuncia es “infundada y malintencionada” y sostiene que no se les puede “acusar de discriminación”

Publicada 06/03/2018 a las 21:12 Actualizada 07/03/2018 a las 17:10    

Imagen de la CNT denunciando el despido de las dos mujeres.

Imagen de la CNT denunciando el despido de las dos mujeres.

CNT

En la recta final hacia la huelga feminista del próximo 8 de marzo, todas las miradas se ciernen sobre un caso de despido denunciado por dos trabajadoras de Telemark en Madrid, empresa subcontrata de Páginas Amarillas. Tal y como ha anunciado el sindicato CNT este martes a través de las redes sociales, las mujeres denuncian haber sido despedidas después de mostrar su apoyo explícito a la huelga del 8M. infoLibre habla con ambas para conocer las circunstancias de su despido.

Marta Valverde entra en la empresa en agosto del pasado año con un contrato de obra y servicio –que no tiene una duración establecida– por 30 horas semanales. Telemark “pide todos los meses a Páginas Amarillas la ampliación horaria del personal de su proyecto” y todo empleado que esté de acuerdo con dicha ampliación “firma un documento conforme” –la otra opción es el pago mediante incentivos–. En el caso de Marta Valverde, explica, “todos los meses” había firmado ampliación, incluido “febrero de cara a marzo”. “Dos días después” de firmar su habitual ampliación horaria, dice, recibe la hoja de despido el 28 de febrero, que firma “no conforme”.

La joven, que desempeñaba tareas de community manager pese haber firmado un contrato de teleoperadora, explica que en enero Páginas Amarillas lleva a cabo “una auditoría para renovar la licitación de Telemark”, y tras el cambio de un directivo intermedio, “se endurece el ambiente” y se establecen “objetivos en todos los departamentos”. En el suyo, relata, se fija “llamar a cada cliente al mes durante 20 minutos”. Cada community manager “cuenta con una cartera de entre 45 y 50 clientes y la relación con ellos es muy volátil”, explica Valverde, de modo que no siempre hablan “porque muchos no quieren ser molestados”. Pese a no haber recibido “ningún aviso previo” y pese a haber firmado su correspondiente ampliación horaria, Valverde es despedida por no haber cumplido los objetivos. Según la mujer ha podido constatar, no obstante, Páginas Amarillas “no sabía nada” y de hecho “al día siguiente preguntó” por esta circunstancia.

La clave de lo sucedido, sostiene, reside en la huelga que se celebrará el 8 de marzo. Al personal “sólo se le informaba de los paros de dos horas”, pero Valverde se interesó por la huelga general de 24 horas, convocada por CNT, CGT, Intersindical y Cobas. La trabajadora se pone en contacto con CNT y el sindicato le ofrece información detallada sobre el paro completo. La entonces trabajadora de Telemark se lo comunica a su superior directo, a quien envía “con total tranquilidad” la información ofrecida por CNT. El mando superior entonces pone los hechos en conocimiento de recursos humanos, reenviando el correo electrónico que previamente había enviado Valverde, con “todos los datos” de la trabajadora.

A partir de ahí la joven percibe que “se endurece” el control sobre su actividad y al día siguiente la despiden. “Me echaron porque era molesta“, asegura. Según relata la ahora extrabajadora de la empresa, otras tres compañeras habían mostrado interés por la huelga, y dos días después de su despido una de ellas es también despedida. Se trata de Marta Hernando, quien en conversación con infoLibre explica su caso. La mujer contaba con un contrato de “las mismas características pero en periodo de prueba de un mes”. Marta Hernando se había ido de otra empresa “con contrato indefinido” para incorporarse a la plantilla de Telemark. “Decidí cambiarme, se me dieron garantías de que iba a continuar”, expone. La hoja de despido llegó para Hernando el día 2 de marzo, y el 5 “se acababa el periodo de prueba”.

Aunque la empresa alega “los mismos motivos” también para ella, se da la circunstancia de que la mujer había mostrado abiertamente su apoyo a la huelga. “Lo habíamos hablado allí, íbamos a hacer la huelga de 24 horas porque también es legal”, explica.

Las dos mujeres se han reunido este martes con la CNT para estudiar los pasos a seguir. Están “valorando” si solicitar una indemnización por despido improcedente o bien una readmisión por despido nulo, esta última alternativa en el caso de Marta Hernando, ya que Valverde rechaza volver a la empresa. Ambas están decidiendo si emprender las acciones por vía sindical, de la mano de CNT, o hacerlo de forma individual.

“No se nos puede acusar de discriminación”

Este diario se ha puesto en contacto con la empresa Telemark para conocer su versión de los hechos. Javier Fernández, responsable de relaciones laborales de la compañía, reconoce que la denuncia les ha “sorprendido mucho”. En primer lugar, dice, “no nos consta que haya un solo trabajador afiliado a CNT” y dentro de los “diversos comités de empresa” sólo hay representación de CCOO, UGT y la CIG, sindicatos que “no han dicho absolutamente nada”.

El responsable sostiene no saber a “qué responde” la denuncia de CNT. “En redes sociales cada uno puede publicar lo que quiera aunque no tenga ningún fundamento”, lamenta. Respecto a las huelgas, Fernández indica que “ha habido huelgas sectoriales y hubo gente que las hizo y no pasó absolutamente nada”. Los despidos “que se han hecho en los últimos tiempos han sido por causas disciplinarias”, apunta. La denuncia es, a su juicio, “infundada y malintencionada” y la empresa tomará “las medidas que correspondan contra la CNT”.

Fernández también se escuda en que el 75% de su plantilla está compuesta por mujeres: “No se nos puede acusar de discriminación”, zanja.

Las dos afectadas, en cambio, explican que pese a existir un porcentaje tan elevado de trabajadoras, “sólo cuatro iban a hacer huelga”, lo que a su entender evidencia “el clima de terror” existente. La huelga, señala Marta Valverde, debería ser “razón de alegría para tantísimas madres y tantísimas mujeres pluriempleadas” que se encuentran actualmente en la empresa y no un “motivo de represalias”.

Vaga general 8 Març

Les companyes de CNT Cornellà participarem a les mobilitzacions del 8M a Cornellà i companys ens prepararan els àpats, juntament amb altres homes de Cornellà. Vaga General Feminista de 24h al !! Vaga laboral, de cures i estudiantil!!!

Hace 10 horas

El 8M ens farem sentir!!! Vaga General Feminista!!! Totes a les mobilitzacions!!! ens hem organitzat perquè juntes som més fortes! Visca la lluita feminista!!

 

photo5834810262887181444

CNT recolza la vaga del 3 d’Octubre

Posicionament de la CNT de Catalunya i Balears davant la situació catalana
Tot Estat es basa en la repressió i, en últim termini, es manté sobre la violència – com malauradament estem comprovant a la nostra pell les persones que vivim a Catalunya. Quan l’Estat ha vist perillar la seva integritat territorial no ha dubtat en utilitzar les forces repressives indiscriminadament.

Aquests atacs neixen de la por dels poders establerts a l’ús efectiu de les llibertats col·lectives per les persones explotades i oprimides del territori. I és que res espanta a qualsevol poder institucionalitzat tant com que les classes treballadores prenguin a les seves mans el seu propi destí: per això no poden permetre cap forma de dissidència que se’ls pugi anar de les mans.

Però des de la CNT celebrem la dissidència i la rebel·lia com un cant a la llibertat dins la construcció d’un món on les persones puguin decidir sobre sí mateixes sobre tot allò que les afecta.

També fem servir aquest moment per fer una crida a vèncer la por, organitzar-nos i aconseguir acabar amb els retrocessos que les treballadores i treballadors hem patit aquests anys.

Aprofitem qualsevol moment de feblesa dels nostres opressors per conquerir allò que és legítimament nostre: la riquesa de la humanitat, la que han creat generació rere generació de les classes treballadores i la qual pretenen apropiar-se Estats i Capital! Fem-ho estenent la lluita reivindicativa a tots els racons de Catalunya, de la Península i del món.

I per tot això us convidem a afegir-vos a les convocatòries de Vaga General que es faran properament, així com a qualsevol convocatòria que facin els nostres sindicats i d’altres organitzacions llibertàries.

Companyes! Companys! Als carrers! Ha arribat l’hora d’actuar!

FONT: http://lasoli.cnt.cat/25/09/2017/posicionament-cnt-catalunya-balears-davant-situacio-catalana/

18è Aniversari CNT Cornellà – Concerts

Per Septembre, tenim el orgull de celebrar el nostre 18è Aniversari.

18 anys de lluita contra la explotació laboral, contra la burgesía i contra l’Estat.

18 anys de confrontament, de no rendir-se, de derrotes i victòries.

18 anys en els que hem estat al costat de les treballadores al seus llocs de treball.

18 anys sent treballadors combatius y solidaritzant-nos amb la resta de companys de classe de la professió que siguin.

Perque la lluita no ha d’acabar mentre hagi un sol explotador.


photo_2017-07-23_17-09-02

📅 Dissabte 16 de Septembre
🕑 A partir de las 18:00h
🔻 Escola Mediterrània (Cornellà de Llobregat)
💵 10€ Anticipada – 12€ Taquilla

Institut Municipal d’Informàtica de Barcelona: Primer contacte amb l’Ajuntament

Després d’uns mesos d’iniciar la nostra activitat sindical a l’Institut Municipal d’Informàtica de Barcelona, el día 23 de Juny ens vam reunir amb l’Ajuntament de Barcelona per traslladar les nostres reivindicacions desde la Secció Sindical de CNT.

El primer aproximament el valorem com a positiu, treient:

  • Per part de l’Ajuntament, s’han compromès a revisar la situació de les treballadores i treballadors de la telefonia municipal contemplades en el plec telecomunicacions així com a donar-nos una primera resposta abans del 15/07/2017.
  • Per part de CNT, esperem que aquest sigui l’inici del fi de la precarietat de les treballadores i treballadors de la telefonia municipal i que aquests siguin valorats per part de l’Ajuntament de Barcelona per la seva tasca clau en les comunicacions d’aquesta administració.

Una vegada més volem fer ènfasi en la necessitat que les treballadores de les TIC s’organitzin per fer front a la precarietat a la que ens sotmeten les consultores.

Salut i anarcosindicalisme!

Secció Sindical de CNT a l’IMI

Xiringuito CNT per les Festes de Cornellà

Desde aquest Dijous 15 fins Diumenge 18 podeu passar-vos pel xiringuito de la CNT de Cornellà a les Festes de Cornellà!!
Hi haurà menjar i begudes a preus populars i podrem gaudir d’un ambient festiu i musical de la mà del company Dispël DJ!

A més, desde CNT Cornellà, ens adherim al “Protocol contra les agressions sexistes” de la Assemblea Feminista de Gràcia per tal de gaudir d’unes festes feministes, on no hi hagi  cabuda per agressions d’aquest tipus i on possem a disposició de les assitentes la possibilitat de denunciar qualsevol assetjament.

Perque no volem masclistes a les nostres festes.

Per una societat sense classes, per la lluita obrera i per la igualtat.

¡¡Si no es pot ballar, no es la nostra revolució!!

_M_ L5 Gavarra

[Regeneración Libertaria] La normalización de la servidumbre

Sin-título-1

Es bien sabido que en el mundo occidental las formas de dominación totalitarias crean un repudio casi automático por parte de la población al ser planteadas como método de gobierno. Estamos adaptados a democracias parlamentarias y a sistemas de votación y elección de representantes, de modo que un sistema absolutista y dictatorial nos parece un arcaísmo evitable y aborrecible.

Aun así, es inevitable contemplar la situación de la sociedad contemporánea, en prácticamente cualquier parte del mundo desarrollado, sin percatarse de constantes y flagrantes abusos a las libertades más esenciales,  de una forma muy similar a las dictaduras absolutistas de antaño.

Las democracias modernas, enmascaradas tras unas libertades aparentes y con unos límites difusos, amagan un trasfondo que en prácticamente nada se distinguen de regímenes dictatoriales. Pero sin embargo, esa apariencia de libertad constituye un pilar fundamental para la aceptación y la perpetuación de la sociedad de clases.

En definitiva, de la misma manera que en épocas pasadas se aceptaron como normales sistemas de dominación embrutecedores, nuestra etapa histórica no es una excepción.  Seguimos haciéndolo sin cuestionarlo demasiado, casi por inercia, pese a ser conscientes de la existencia diaria de casos de represión, coerción de libertades básicas, desahucios, corrupción, no cumplimiento de programas electorales, etc…

No es extraño, pues, plantearse la siguiente pregunta en clave sociológica: “¿Por qué estamos tan mal y por qué lo permitimos?”.

EL SÍNDROME DEL ESCLAVO SATISFECHO

Es curioso que los manuales de diagnóstico psiquiátrico (como el DSM americano) contemplen la rebeldía como un trastorno mental, pero que sin embargo, asuman como un comportamiento normal el hecho de sufrir una existencia objetivamente miserable y estar agradecido de ello, resignándose a aceptar sus penurias con un único argumento: “es lo que hay”.

Y es que hay algo peor que sufrir un trato constante de dominancia y humillación, y ese algo es estar agradecido y satisfecho de su condición de esclavo.

Algunos pensarán que exagero cuando hablo con tal soltura sobre un término tan peyorativo y extinto como “esclavitud”, pero la esclavitud psicológica moderna nada tiene que envidiar a la esclavitud física de antaño.

La neoesclavitud se fundamenta en el principio de la asunción del pensamiento y de los intereses de las clases dominantes. Hecho que desemboca en una personalidad resignada, indulgente y acrítica, que concibe las necesidades de los poderosos como suyas propias, “superando” la lucha de clases por la negación de estas. Nada más lejos de la realidad.

Pongamos un ejemplo:

El aparato de dominación nos vende una imagen: “La empresa es una GRAN FAMILIA, hay que hacer sacrificios porque TODOS sufrimos la crisis y hay que proteger a los empresarios porque GENERAN RIQUEZA al crear nuevos puestos de empleo”

Este discurso inclusivo engloba dos clases de intereses opuestos en un todo homogéneo con intereses predefinidos por la clase dominante.

Se reparten sentimientos de familiaridad, calidez y cercanía que van más allá de una relación meramente laboral, personalizando entidades corporativas y generando en el trabajador un sentimiento de traición si no cumple. También se exculpa a los culpables de la situación económica y lo que es peor, se les considera agentes imprescindibles para la salvación.

Al final, encontramos una clase dominante reforzada (dando imagen de necesaria, salvadora, de una omnipotencia casi religiosa e incuestionable) y una clase obrera debilitada y con un discurso ajeno a sus necesidades (dando una imagen temerosa, trabajadora, sacrificada y de la que se espera que no traicione tales preceptos).

UN SÍNDROME RECURRENTE EN LA HISTORIA

LA CAVERNA DE PLATÓN

Para encontrar el primer ejemplo de la tesis que sostengo en el artículo, debemos remontarnos a la Grecia Antigua.

Platón, conocido por muchos, fue un filósofo cuyos pensamientos influenciaron de forma notable en los pilares sobre los cuales se han sustentado prácticamente todas las sociedades históricas occidentales.

Una alegoría propuesta en su libro “La República”, es el famoso Mito de la caverna de Platón.

En ella, Platón nos habla de unos hombres encadenados en las profundidades de una caverna desde su nacimiento, sin haber nunca salido de allí y sin tener la capacidad de poder mirar hacia atrás para entender sus cadenas. Por lo tanto están obligados permanentemente a mirar hacia la pared que tienen delante. Tras ellos se halla un muro ocultando una hoguera de la que sólo les llega algo de luz. Entre el muro y la hoguera se encuentran unos individuos con objetos que sobresalen por encima del muro y utilizan la luz de la hoguera para proyectar las sombras de dichos objetos, emulando formas de árboles, personas o animales. Por lo tanto, todo lo que ven los hombres encadenados, son meras emulaciones de la realidad, aunque para ellos esa es la realidad, ya que no conocen otra.

Si uno de ellos lograra girarse y ver la auténtica realidad, la luz le cegaría, vería siluetas extrañas de otras personas y al intentar salir de la cueva, probablemente querría volver a la oscuridad de esta, por la lumbre cegadora del sol. De esta forma, si realmente quisiera salir de allí, necesitaría tiempo y esfuerzo para comprender y adaptarse a la nueva realidad.

LA SERVIDUMBRE VOLUNTARIA

Allá por el siglo XVI nos encontramos con el pensamiento humanista del escritor bordelés y precursor del anarquismo Étienne de La Boétie, reflejado en su ensayo “Discurso de la servidumbre voluntaria”.

La Boétie se preguntaba: “¿Cómo es posible que tantos hombres, tantos pueblos, tantas ciudades, tantas naciones soporten a veces un tirano que no dispone de más poder que el que se le otorga?”

La respuesta la encuentra en la forma en la que se constituyen las sociedades: la violencia.

Al principio, el sometimiento popular se ejerce mediante dominación armada y violenta, en donde el vencido se ve obligado a estar subyugado por obligación, pero en las generaciones venideras, nacidas en el seno de unas costumbres de servidumbre, deciden servir por pura resignación.

La Boétie lo resumía de esta forma: “Es verdad que al comienzo uno sirve obligado y vencido por la fuerza; pero los que vienen después sirven sin disgusto y hacen de buen grado lo que los precedían habían hecho por obligación.”

Al igual que el ejemplo de Platón, este también es extrapolable a la sociedad actual. Aunque la dominación no siempre se ejerza de manera violenta o armada, los métodos de coerción económicos, más refinados, también gestan en los individuos un espíritu de resignación y derrota.
La dominación, en ambos ejemplos, se rompería con un trabajo arduo y una dedicación premeditada hacia ello.

LA ALIENACIÓN: MARX Y MARCUSE

Ya en el siglo XIX, Marx, influenciado por el pensamiento de Hegel y Feuerbach, analizará un concepto que también se podría englobar dentro de este paradigma: la alienación.

La alienación, grosso modo, se puede entender como una disociación del trabajador con respecto al rendimiento de su actividad productiva (cuánto produce), al usufructo generado por tal actividad productiva (qué produce), a las relaciones humanas y a su propio potencial como humano.

Si bien estar alienado no es una patología en sí, el concepto nos puede ayudar a entender las causas de la servidumbre voluntaria.

Un trabajador (dominado), al no saber cuánto produce ni tener control sobre el producto generado mediante su actividad productiva, desconoce la situación económica. Relegando así involuntariamente el control de esta al empresario (dominante). Esta situación perpetúa el engranaje de dominación y le otorga el control económico absoluto y por ende, una posición de dominio a dicha clase.

Por otro lado, el obrero, obligado a competir con sus compañeros y compañeras, suscita en él un mecanismo defensivo primario de conservación: la individualidad. Ante tal situación, cada individuo se distancia de sus semejantes, abogando por desentonar sobre el resto y desmerecerlos; virtualmente, se generan objetivos contrapuestos entre cada obrero (“yo tengo que quedarme con este trabajo a toda costa”) aunque el objetivo definitivo, sea común (“porque si no, no podré comer”).

En la misma línea de ideas, el sociólogo Herbert Marcuse, de la Escuela de Fráncfort adapta la teoría marxista de la alienación al contexto industrial, con una visión renovada. Enlazo un artículo acerca de esto AQUÍ para no explayarme más de la cuenta.

Sin duda, es muy curioso como un discurso como el del principio del artículo, puede propiciar que un esclavo sienta más afinidad y cercanía de clase con aquél que le domina que con un congénere con los mismos fines.

LA EXISTENCIA INAUTÉNTICA Y LA MALA FE

Por último, me gustaría mencionar dos interesantes conceptos surgidos de dos filósofos con perspectivas ideológicas antagónicas pero que mucho tienen que aportar a todo esto.

El primero es el concepto de la “Existencia Inauténtica”, del alemán Martin Heidegger.

El individuo, consciente y angustiado por el conocimiento de su propia muerte se entrega a la “existencia inauténtica”. Una forma del ser que pretende negar la propia consciencia escudándose tras la pasividad, la mediocridad y el anonimato.

Esta existencia inauténtica enmascara la autenticidad del individuo y representa la imagen que queremos mostrar a los demás, de forma que también, dicha representación, viene determinada desde el exterior.

Se podría ejemplificar de la siguiente manera:

Tenemos a cinco individuos que conforman una sociedad con una identidad cultural, unas normas, una ideología y una forma de ser determinadas. Dos de ellos dominan, los otros tres trabajan para ellos sin cuestionárselo. Supongamos que llega un sexto individuo con una mentalidad que rompería con la homogeneidad del entorno, sin embargo esto no pasa. Poco a poco, ese sujeto se homogeneiza ocultándose tras una máscara de apariencias que le sirve para no destacar sobre nadie, para, de esta forma, poder permanecer como miembro íntegro de la sociedad. Lo curioso es que no se cuestiona porqué lo está haciendo, así que sirve voluntariamente.

El segundo concepto es el de la “Mala Fe”, acuñado por Jean-Paul Sartre.

La mala fe es el autoengaño. Una conducta mediante la cual un ser niega su propia libertad convirtiéndose en un ser inerte.

Esta actitud se representa muy claramente cuando hay que elegir entre dos situaciones. Sartre, en “El ser y la nada”, nos muestra el siguiente ejemplo:

“Un camarero sirve a los clientes con excesivo celo, con excesiva amabilidad; asume tanto su papel de camarero que olvida su propia libertad; pierde su propia libertad porque antes que camarero es persona y nadie puede identificarse totalmente con un papel social.”

El camarero del ejemplo renuncia a tomar una decisión; quizás dejar el restaurante, quizás probar a trabajar con mayor naturalidad… Si le preguntáramos, probablemente excusaría su situación indicando que no puede hacer otra cosa, que tiene que actuar así.

Tanto la renuncia como la excusa son mala fe sartreana.

Este concepto está sumamente ligado a esclavitud voluntaria. La mala fe le sirve a la estructura de dominación para mantener engrasados sus engranajes.

Si como individuos somos incapaces de romper una disyuntiva mediante elecciones razonadas y preferimos ocultarnos tras el autoengaño, por tal de no cuestionar el porqué de actuar de tal o cual forma, como sociedad ese problema se magnifica y se perpetúa.

LA NECESIDAD DE PENSAMIENTO CRÍTICO

Como hemos podido ver, el síndrome de la esclavitud voluntaria no es un concepto de la nueva era. A lo largo de la historia se ha estudiado su existencia así como los medios que nos llevan a ella desde distintas perspectivas. Todas son válidas e interrelacionables.

Tanto la mala fe como la existencia inauténtica, son conceptos que aluden a la representación del individuo de cara al exterior, pero a su vez, esta representación es diseñada por los agentes externos.

Estos conceptos son otra forma de alienación complementaria a los preceptos de Marx y a su vez, desarrollos más concretos y específicos de la antiquísima caverna platónica.

La única forma de romper con esta rueda de servidumbre voluntaria es mediante el escepticismo y el pensamiento crítico. Cuestionar absolutamente todo lo que uno hace y saber por qué se hace. Porque no hay praxis más irresponsable que utilizar la libertad de elección como forja de nuestras propias cadenas.

Por: Dikastís
Fuente: Regeneración Libertaria

Oaxaca: Passi documental i xerrada

El proper Dissabte 10 de Juny tenim el gust de presentar al local del sindicat de CNT Cornellà I Comarca una jornada dedicada a tractar la situació actual d’Oaxaca, un estat mexicà conformat per almenys 16 étnies indígenes diferents, multicultural y on l’acció política a es l’ordre del día, així com la represió contra aquesta.

A las 18:00h es farà un passi documental titulat “La voz del temprano florecer” per desprès donar pas, a las 19:30h, a la xerrada titulada “Autodeterminació i repressió política als pobles d’Oaxaca”.

Oaxaca-CAT

Caso 14-N: un montaje policial para encarcelar a dos militantes de la CNT

Pablo Alberdi es carpintero y Jorge Merino trabaja en una cooperativa de repuestos agrícolas. Los dos son militantes de la CNT de Logroño, La Rioja, y sobre ellos planea la sombra de una condena de varios años de cárcel desde hace cuatro años. La Policía y la Fiscalía les hacen responsables de los disturbios que tuvieron lugar en la ciudad durante la huelga general del 14 de noviembre de 2012 contra la reforma laboral del PP. A ellos se sumó posteriormente otro acusado, militante de UGT.

Ninguno de los procesados recuerda una movilización tan grande en la ciudad como la de aquella huelga. Hay que tirar de hemeroteca hasta los años 70, en pleno conflicto de los metalúrgicos, para encontrar disturbios en Logroño en los que la Policía disparase pelotas de goma. Pero en 2012 volvió a pasar, un claro reflejo del retroceso en derechos sociales y laborales que ha sufrido España desde que se anunció la crisis económica. La represión de la protesta es otra muestra. Más de 300 sindicalistas han sido o serán enjuiciados por la vía penal por participar en piquetes y huelgas desde 2010. El de Pablo y Jorge es un caso más. Mejor dicho, un “no-caso”, como la plataforma Stop Represión La Rioja ha bautizado este “montaje policial” en el que hay en juego más de doce años de prisión y multas por valor de 5.000 euros.

“Es la chapuza más grande que la Policía ha hecho en Logroño”, dice Jorge

“Es la chapuza más grande que la Policía ha hecho en Logroño”, explica Jorge a Público. Los cambios que tanto la Fiscalía como el abogado del Estado han realizado durante la fase de instrucción son su prueba más clara. Primero le acusaron de atentado y lesiones a un agente y de desórdenes públicos. “Cuando se dieron cuenta de que, cuando pasó todo, yo estaba en Navarra, trabajando, cambiaron y me acusaron de inducir a los desórdenes”, relata. La petición sobre él ha bajado de nueve a dos años de cárcel. Jorge era el que llevaba el megáfono. Nadie le identificó. Cuando terminó la manifestación, se despidió de sus compañeros y se fue a la fábrica de Navarra en la que trabajaba en el turno de noche. Allí no se había convocado huelga y tenía que asistir al trabajo.

Pablo cree que lo que le han quitado a Jorge tienen que echárselo encima a otro. Que por eso a él le pedían cinco años de cárcel y, ahora, seis años y nueve meses más una multa de 4.000 euros. Se le acusa de ser el “autor material de desórdenes públicos, de atentado con medio peligroso y de lesiones a un agente”. Él, explica, fue detenido mientras levantaba una pancarta durante la primera de las tres cargas policiales que hubo en Logroño el 14-N de hace cuatro años. “No tiré ninguna piedra, como dice la policía y la Fiscalía. De hecho, en los escritos nadie me identifica a mí. Se empezó a tirar piedras en la última carga, cuando dispararon pelotas de goma. Yo ya estaba en el furgón policial, esposado”, apunta.

Uno de los acusados ya estaba detenido y el otro estaba en otra ciudad en el momento de los hechos

El tercer procesado ni siquiera fue detenido esa noche. El abogado del Estado lo sumó al proceso en febrero de 2013. Su nombre es Iñaki y está acusado de atentado con medio peligroso y de desórdenes públicos, aunque su defensa va a cargo de UGT y no ha sido una cara visible en la campaña por la absolución que se puso en marcha desde 2013. “Le procesan porque pensaban que era de la CNT. Cuando dijo ante el juez que era de UGT se quedaron todos sorprendidos”, dice Pablo.

Pablo y Jorge están relativamente tranquilos. Han presentado todas las pruebas y testigos que les exculpan con claridad. En el caso de Pablo, un vídeo muestra claramente cómo es golpeado y detenido por el jefe de los antidisturbios mientras tenía los brazos en alto. Un vídeo de los manifestantes, porque casualmente, los vídeos que grabó la Policía fueron borrados esa misma noche, pese que a se iba a abrir una causa penal al día siguiente. Las imágenes de las cámaras del Palacete de Gobierno, donde sucedieron los hechos, tampoco están disponibles. “Dicen que la Policía disolvió la manifestación cuando le lanzaron piedras. En el vídeo se ve claramente cómo empieza la carga. Cuando un globo de pintura se estrella en el escudo de un policía”, relata.

“Me pusieron fino a ostias en el calabozo”

Según denuncia Pablo, sufrió malos tratos y agresiones por parte de los agentes una vez que estaba en comisaría. “Me dan de hostias, me ponen bien fino en comisaría. Y sobre todo en el sótano del juzgado, antes de declarar, entre dos policías”. No ha denunciado los hechos por recomendación de su abogado. “Si lo hubiera hecho, me habrían denunciado en masa los policías”, dice. Prefiere esperar a que pase el juicio, para el que cuatro años después sigue sin haber fecha. Pero sabe que es imposible probar que fue golpeado.

Su único testigo es el propio Jorge, que se pasó con él varias horas en los calabozos y vio una de las palizas que relata Pablo. “Parecía una película de carceleros. Estaba acojonado, nunca había estado detenido. Tuve que gritar para que bajaran otros policías a parar al agente que le pegaba”, añade.

Pero, ¿cómo acabó Jorge detenido si estaba en otra ciudad? “Cuando acabé mi turno me fui a casa y me acosté. Llevaba un día casi sin dormir con la huelga. Sonó el teléfono y era un abogado del sindicato. Me dijo que me estaban buscando, que me presentara en comisaría o que me fuera al extranjero”.

Un montaje contra la CNT

” En comisaría había un
ficha con una foto mía.
En rotulador gordo ponía ‘CNT’, en letras grandes”

Decidió entregarse. Sabía que no había hecho nada. “La primera pregunta que me hicieron fue si era dirigente de la CNT. Miré la mesa y vi una ficha con una foto mía. En rotulador gordo ponía ‘CNT’, en letras grandes. Mi abogada les dijo que eso dejaba claro que había listas negras de sindicalistas”, explica Jorge con indignación. “Está claro que iban a por la CNT. Habíamos conseguido movilizar mucho, sobre todo después del 15-M. Se estaba trabajando muy bien con otras organizaciones y la prueba es que la huelga fue un éxito en Logroño”, añade Pablo.

Más que preocupado Jorge está “muy cabreado”. “Llevamos cuatro años defendiéndonos de algo que no hemos hecho. Los medios locales nos han puesto de terroristas para arriba”, dice. Para Pablo, estos cuatro años han sido “un especie de militancia obligada que no deja tiempo para nada más. Hasta mis conocidos creyeron que había tirado piedras”, lamenta.

“El proceso se está dilatando mucho y no hay una explicación racional para ello”, apunta Endika Zulueta

Endika Zulueta, uno de los abogados de la defensa, afirma a Público que las peticiones de pena “se haya cometido o no el delito, son desproporcionadas” y recuerda que, en un juicio penal “es la acusación la que tiene demostrar que hay delito. Basta con sembrar la duda para que sean absueltos”. Y precisamente son muchas las dudas que deja a la vista este eterno proceso. “La vista oral tiene que ser absolutoria”, apunta Zulueta con los testigos y las pruebas ya presentadas. “Hay un sufrimiento causado por el Estado por la futurible posibilidad de ingresar en prisión. El proceso se está dilatando mucho y no hay una explicación racional para ello”, añade el letrado.

“Quizás ni siquiera haya juicio. Sería genial. Pero la Policía no acostumbra a pedir perdón, así que nos tememos que habrá vista oral”, aseguran los acusados. “Somos optimistas, pero después de casos como el del 4-F en Barcelona, el de Alfon en Madrid o el de Bódalo en Andalucía, nunca se sabe. Depende del sesgo del juez que te toque”, argumenta Pablo.

Pese a todo, Pablo y Jorge ponen de relieve la “solidaridad” que están recibiendo desde organizaciones y colectivos sociales, celebran la creación de la plataforma Stop Represión La Rioja a raíz de su caso y creen que el proceso está mereciendo la pena por la unidad que ha generado en torno a la represión de los movimientos sociales.

Fuente: Publico.es

1 2 3 49